Arritmias

Arritmias




Arritmias


¿Qué son las Arritmias?

Las Arritmias son alteraciones del ritmo cardiaco, cuando son rápidas se llaman taquicardia y cuando son lentas bradicardia.

La taquicardia (ritmo rápido) se manifiesta por la percepción de los latidos o palpitaciones, falta de aire o disnea, incluso dolor de pecho y en algunos casos pérdida transitoria del estado de alerta, conocida como desmayo o síncope, los episodios pueden durar segundos o incluso varias horas.

La bradicardia (ritmo lento) puede tener un inicio insidioso con fatiga, intolerancia al ejercicio y mareo o una presentación brusca con síncope y bajo gasto cardiaco que compromete la vida.




¿Cómo se diagnostica una arritmia?


Como el sistema eléctrico del corazón es complicado, los ritmos cardiacos anormales pueden ser difíciles de diagnosticar y requieren de especialistas en ritmo cardiaco con el uso de equipos diagnósticos especiales.

Para comenzar se requiere una entrevista para obtener la historia clínica en la que se preguntarán los síntomas aunados a un examen físico.

El diagnóstico final se establece al registrar la taquicardia o bradicardia en un electrocardiograma (ECG) de 12 derivaciones, el cual se realiza colocando electrodos en los brazos y piernas, así como en el pecho, de esta forma se registran las señales eléctricas que producen los latidos cardiacos.
Sin embargo, en muchas ocasiones no es posible registrar la arritmia en el ECG pues se presentan de forma paroxística (transitoria y recurrente) por lo que se puede emplear el monitoreo Holter, durante 24 o 48 hrs. En algunos casos es necesario una grabadora de eventos cardiacos, que monitorea el ritmo hasta por 2 años, para pacientes con síntomas poco frecuentes.

Aun así, en algunos casos en que la sintomatología es limitante pero no se ha logrado documentar la arritmia, puede requerirse un estudio electrofisiológico para establecer el diagnóstico y al mismo tiempo ofrecer tratamiento.

Algunas arritmias son causadas por factores que no están relacionados con el corazón. Medicamentos, enfermedades metabólicas, el medio ambiente, la dieta y el estrés pueden provocar ritmos cardiacos anormales en personas que, por lo demás son saludables.




Arritmias en el Embarazo


La mujer en edad reproductiva no está exenta de presentar alteraciones del ritmo cardiaco. Durante la gestación, la presencia de arritmias debe evaluarse rigurosamente y mantener un seguimiento estrecho entre el cardiólogo y el ginecólogo para definir la necesidad o no de tratamiento para proteger en todo momento tanto a la madre como al bebé que está por nacer.




Arritmias en Niños

Muchas de las taquicardias supraventriculares comienzan desde la infancia con un pico a partir de la adolescencia, sin embargo no todas se diagnostican a esa edad sino hasta la edad adulta. El tratamiento de las arritmias en los niños busca la resolución de los síntomas y cuando es factible, según el peso/edad y el tipo de arritmia, realizar los procedimientos que pueden ser curativos.




¿Quién desarrolla taquicardias?


Cualquier persona puede desarrollar un ritmo cardiaco rápido, incluso una persona joven sin otros problemas cardiacos. En los pacientes por demás sanos las taquicardias habitualmente son supraventriculares y pueden curarse mediante ablación. No obstante, las taquicardias que se originan en los ventrículos son las más peligrosas pues pueden convertirse en fibrilación ventricular o FV que se caracteriza por latidos cardiacos irregulares y caóticos con los que el músculo no puede contraerse para bombear sangre al cerebro y órganos vitales, siendo esta FV la principal causa de muerte súbita.

Las personas con mayor riesgo son personas mayores con problemas cardiacos como antecedente de infarto o cirugía cardiaca, así como personas con defectos eléctricos raros y heredados.




¿Puede curarse una Arritmia?


Sí.

En general el tratamiento de elección es el menos invasivo que controle la arritmia.
Las opciones incluyen:

a) cambios en el estilo de vida, pues al mejorar la salud puede reducir los síntomas de las arritmias,
b) medicamentos, sobre todo para tratar afecciones relacionadas como la hipertensión arterial, la enfermedad de las arterias coronarias o anticoagulantes para reducir la formación de coágulos en el corazón, sobretodo en pacientes con fibrilación auricular,
c) dispositivos electrónicos como los marcapasos, desfibriladores automáticos implantables (DAI) o los resincronizadores
d) la ablación con catéter.

Debido a la poca efectividad de los fármacos antiarrítmicos y sus efectos secundarios, surgió la ablación cardiaca como un procedimiento terapéutico altamente efectivo que permite la curación de la mayoría de las taquicardias supraventriculares con una efectividad que alcanza el 90% y en las taquicardia ventriculares con corazones sanos este porcentaje es superior al 80%.

Sin embargo, existen arritmias asociadas a un daño grave del corazón o a alteraciones genéticas que requerirán obligatoriamente fármacos y en algunos casos dispositivos de alta energía (DAI) para terminar con taquicardias que ponen en peligro la vida.

En el caso de las bradicardias sintomáticas los marcapasos son una terapia sumamente segura y efectiva que elimina los síntomas y mejora la calidad de vida, debido a que no existe ningún tratamiento farmacológico que recupere la conducción eléctrica del corazón.

Para pacientes con insuficiencia cardiaca, en algunos casos se puede implantar un marcapasos tricameral o resincronizador que estimula ambos ventrículos para optimizar la contracción y mejorar la eficiencia del corazón debilitado.



Conceptos Importantes


Palpitación: Es la sensación de que el corazón salta, brinca o da un vuelco de un latido al otro. Habitualmente se debe a que se adelantó un latido (latido precoz o extrasístole) esto genera que el corazón se contraiga antes de que se llene por completo de sangre, esto origina una breve pausa y que el siguiente latido se llene de una mayor cantidad de sangre que cuando la expulsa genera esa sensación.

Palpitaciones o aleteo: Esa sensación de mariposas en el pecho suele deberse a latidos intermitentes o adelantados que ocurren uno tras otro o francamente a una arritmia irregular sostenida como el flutter auricular o la fibrilación auricular.

Bradicardia: Ritmo cardiaco lento (habitualmente por debajo de 60 latidos por minuto) que genera síntomas por falta de adecuada circulación de sangre oxigenada por el cuerpo. Genera fatiga, aturdimiento, mareo, desmayos o desvanecimientos.

Pueden ser tanto inofensivos como poner en riesgo la vida. En algunas circunstancias como al dormir, el ritmo cardiaco será lento y normal de cualquier forma, así también atletas jóvenes pueden tener ritmos en reposo tan lentos entre 30 y 30 latidos por minuto pero que pueden aumentar rápidamente su ritmo al hacer ejercicio. Las condiciones de enfermedad que generan ritmos cardiacos lentos son por afección del sistema de conducción cardiaco y puede clasificarse según la estructura enferma en las siguientes categorías: a) Disfunción del nodo sinusal. Es cuando el “marcapasos” natural es anormalmente lento y provoca bradicardia sinusal que genera síntomas o pausas en el latido cardiaco que puede provocar algún desmayo. a. Síndrome de Taquicardia Bradicardia. Es posible que la misma persona tenga ritmos lentos cuando el corazón está en ritmo normal y periodos de latidos rápidos (taquicardias supraventriculares) en otros momentos. En ocasiones se requieren medicamentos para controlar el rimo cardiaco rápido pero pueden empeorar el ritmo ya lento. Estos pacientes pueden tener palpitaciones, mareos o desmayos (síncope) b) Bloqueo cardiaco. Se refiere a la bradicardia que se genera por la “ruptura” del “puente” que conectan las señales eléctricas de las aurículas hasta los ventrículos (nodo AV). En este caso el marcapasos natural sigue generando impulsos eléctricos con normalidad pero la señal no llega a los ventrículos para generar una contracción. Hay tres tipos de bloqueo AV. a. Bloqueo AV de primer grado. Cada impulso de las aurículas baja a los ventrículos pero con mayor lentitud, el ritmo cardiaco es normal y no suele provocar síntomas. b. Bloqueo AV de segundo grado. Algunos impulsos eléctricos viajan normalmente de las aurículas a los ventrículos mientras que otros quedan detenidos en el nodo AV. Se denomina bloqueo Mobitz tipo I o Mobitz tipo II. Eso podría causar síntomas y en el caso de un bloqueo Mobitz II requiere obligatoriamente tratamiento. c. Bloqueo AV de tercer grado. Los impulsos de las cámaras superiores quedan “bloqueados” y ninguno llega a los ventrículos. Para mantener la vida surge un marcapasos más lento y menos confiable en las cámaras inferiores y toma temporalmente el control para mantener latiendo al corazón.

Taquicardia: Ritmo cardiaco rápido (por lo general por encima de 100 latidos por minuto). Es normal en condiciones fisiológicas como el ejercicio, o desencadenada en respuesta a la fiebre o el dolor. Cuando los ventrículos no tienen tiempo suficiente de llenarse de sangre no bombean de manera eficaz la sangre al resto del cuerpo. La persona podrá sentir latidos intermitentes o fuera de ritmo, palpitaciones, latidos rápidos o acelerados, falta de aire, dolor en el pecho, aturdimiento, mareos o incluso desmayos.

Taquicardia Supraventricular: son taquicardias que se originan en las cámaras superiores del corazón o aurículas. Ejemplos de estas arritmias son la re entrada intranodal y las arritmias por vías accesorias entre las que se encuentra el síndrome de Wolff-Parkinson-White. Dos arritmias de mecanismo diferente, pero muy frecuentes conforme aumenta la edad son la fibrilación auricular y el flutter auricular.

Taquicardia ventricular: Son aquellas que se originan en las cámaras inferiores o ventrículos derecho o izquierdo por debajo del haz de His, en general son de mayor riesgo porque se asocian a daño estructural del corazón, aunque también existe un grupo de arritmias ventriculares en corazón sano.

Síncope o Desmayo: Es la pérdida transitoria del estado de alerta con recuperación por completo del estado neurológico a los pocos segundos. La causa más común de desmayos que ocurre en personas con corazón anatómicamente sano es el síncope vasovagal o neurocardiogénico, que se diagnostica de forma clínica y en algunos casos con una prueba de inclinación. El desmayo causado por un trastorno del ritmo se presenta habitualmente de forma súbita, en casos exepcionales pueden ser causados por arritmias peligrosas (taquicardia ventricular o fibrilación ventricular) que son la principal causa de muerte súbita cardiaca. En las personas mayores, los desmayos más comúnmente aparecen por pausas o bradicardias extremas generadas por bloqueos eléctricos cardiacos (bloqueo AV o aurículo-ventricular).

Pre-Síncope o Lipotimia: Es la sensación y síntomas que la persona tiene antes de desmayarse. Puede igualmente ser un signo de algún trastorno del ritmo que requiere evaluación oportuna. Los síntomas pueden ser aturdimiento, mareos, visión borrosa, sudoración, náuseas y vómitos, dolor abdominal, dolor de cabeza e incluso confusión.






Arritmias


  Copyright © 2017 Arritmias y Electrofisiología Cardíaca.
   Todos los derechos reservados.